septiembre 17, 2009

Momentos embarazosos


Toda persona en algun momento de sus vidas ha sufrido una de esas situaciones en las que el tragame tierra no es suficiente y lo unico que deseas con ahinco es rogar a los dioses de todo lado para que algun cientifico construya una maquina del tiempo con la que puedas borrar ese instante de tu vida y retroceder al menos 5 minutos para evitar el bochornoso hecho.

Como ya escribi anteriormente sobre uno de los sucesos mas desafortunados de mi vida, hoy queria contarles sobre otro hecho del que me acorde en una charla ayer y que sucedio en mi epoca escolar.

Oh hermosa epoca en la que uno afianza las amistades mas duraderas, cuando uno comienza a saborear el amor y cuando la unica responsabilidad es hacer labores antes de volver a tu rutina diaria de juegos y televisión. Mucha gente desearia volver al colecgio, yo no.

Yo en mi epoca estudiantil hasta los ultimos ańos de secundaria fui el mas pequeńo de la clase lo que me generaba miles de apodos. Lo bueno es que tampoco era un santo lo que me permitia tambien burlarme de otros, y es que la escuela se trata de eso, de destruir la autoestima del otro.

La escuela no era ni es facil para un individuo que en 7mo de primaria media 1,20 mts. usaba lentes con figuras pequeńas de Mickey Mouse en la montura (gracias madre) y era consentido de los profesores. Lo que me salvaba varias veces era que jugaba bien al futbol porque sino hubiese sido el cliche de nerd y eso hubiese afectado a mi integridad fisica.

Obviamente a esa edad tambien se inicia el hermoso juego del amor, lo que implica el inicio al flirteo y las tacticas de conquista de las compańeritas de curso. A eso sumele el inicio de juegos e insultos relacionados a los genitales que los chicos en su mayoria realizan a esa edad. Mezclelos como le de la gana y tendra un batido de situaciones embarazosas para todos.

Luego de tan larga introduccion aqui va la historia en si que sera muy corta. 7mo de primaria, colegio fiscal de La Paz. Para ese entonces ya habian aquellos repitentes de curso que a la larga seran los grandulones del curso y los que se las sabian todas. Eran los idolos de muchos porque tenian en su haber calendarios con mujeres desnudas (jajaja como ha pasado el tiempo)> Ante tal hecho habian algunas compańeras que mandaban cartas anonimas al director del colegio para denunciar tal hecho.

En fin un dia, como muchos en los colegios fiscales, un profesor no fue a clase lo que nos dejaba 2 horas libres, asi que no nos quedaba mas que hacer bullicio. mientras un grupo jugaba alanzar monedas de 10 ctvs. contra la pared y otros se quedaban intercambiando calendarios de peladas, yo me quede charlando con un par de amigas sentadas en la primera fila. No recuerdo haber tratado de conquistarlas porque con mi estaura no lo veia apropiado para ese entonces.

Mientras charlaba con ellas vi que uno de los grandulones comenzo a bajar los pantalones de los distraidos, juego tradicional de aquellos sinverguenzas que se escudan en su mayusculo fisico para hacer pasar verguenza al projimo. Cuando yo vi que el mas grande de los abusadores hacia eso, tratando de comentar lo sucedido con las chicas, zas! siento que mi jean es jalado hacia abajo.

Supongo que mi pantalón era mas ancho que mi cintura y cadera ya que no necesitaron desabrocharlo para que se baje sin problema. Lo peor fue que junto a mi pantalon fui despojado de mi calzoncillo dejando mis dotes (que para esa edad eran dotecillas) al aire. Subitamente mi pantalon se encogio 3 tallas ya que yo con el nerviosismo entre tratar de subir mi pantalón, cubrirme el pilin y mostrar tranquilidad ante mis espectadoras, los 10 segundos que debio tomarme subir mi pantalon nuevamente me parecieron horas.

Luego de tal incidente lo unico que me resto hacer para acabar con el espectaculo fue ir a mi asiento y comenzar a llorar, si, los hombres tambien lloran. No recuerdo a muchos compańeros de curso de ese ańo, de pocos recuerdo sus nombres y a ninguno reconoceria en la calle ahora, pero este tipo de anecdotas quedaran marcadas en mi vida para siempre, a la larga, la vida no es mas que la colección de anecdotas que uno adquiere.

Posts Relacionados

Related Posts with Thumbnails