febrero 24, 2011

El chico del Soundtrack

Marcelo siempre andaba cantando, cantaba todo el tiempo, incluso hasta cuando no quería podía murmurar automáticamente una canción. Era un convencido de que cada vida, por más simple y aburrida que pareciese, debía contener una banda sonora. El ya poseía al menos res de acuerdo a su estado de ánimo, pero nunca estaba conforme con los resultados.

Una tarde al salir de la universidad y viendo que el tiempo estaba precioso decidió cambiar sus planes de ese día por completo. Llamó a su novia que estaba en clase y le dijo que se encontraran en el lugar de siempre, que él quería intentar un experimento con ella. Ella al inicio rechazó la oferta pero fue más fuerte la insistencia que tuvo que aceptar.

El fue a su casa, tomó su pendrive y su nuevo portraretrato electrónico, algunas fotos que guardaba en un sobre y su iPod. Salió de casa para tomar un par de cervezas y preparar unos deprimentes sandwiches de jamón con queso. Deprimentes porque el queso estaba ya un poco rancio y tuvo que cortar el jamón de tal manera que pudiese alcanzar para los 4 sandwiches que había preparado.

El lugar de la reunión era una pradera en las orillas del río de la ciudad. Como el verano aún vivía un poco y el otońo no había dado muestras de aparecer salvo en algunos colores rojizos en las hojas de los árboles, el clima era ideal para pasar la tarde ahí. Llego Marcelo un par de minutos después de Cecilia, su novia. Se sentaron, Marcelo preparó todo el material que poseía y le explico el plan a Cecilia.

-Ponte los audífonos y sígueme -puso una canción, organizó cronológicamente las fotos y el portraretrato electrónico y viendo imagen tras imagen se podía entender que lo que tenían en sus manos era una película, en la que ellos eran los protagonistas con un soundtrack que a ambos les gustaba.

La canción que abría y cerraba esa película era esta:



[Nice Dreams] - Radiohead

Posts Relacionados

Related Posts with Thumbnails