febrero 15, 2010

Ser convencional

El mundo puede ser dividido de muchas maneras, Siempre existen puntos discordantes para todo y eso es lo bueno de la vida. Todas las cabezas tienen ideas propias. Una de las formas de dividir al mundo es entre los que siguen el sistema y los que no.

Pero quienes son parte del sistema o qué es el sistema, es una cuestionante y pues yo voy a escribir lo que pienso que el sistema es. Ser parte del sistema implica lo que para los antisistema es ser un cuadrado. Un sistémico es alguien que tiene un trabajo de oficina común y silvestre con 40 horas de trabajo a la semana. Es un hombre de fé y sigue a rajatabla sus creencias. Tiene dos o tres hijos a los que les pasará todas sus costumbres y creencias. Un hombre del sistema se casa a los 25 o 26 ańos luego de terminar su carrera. Su esposa una mujer ni muy hermosa ni muy horrenda, comparte las ideas de sistema. Económicamente son solventes pero cuando llegan malos momentos financieros saben que es parte de la vida asi que no se preocupan mucho. Como todos, tienes hipotecas que pagar, tarjetas de crédito que pagar cada mes, son parte de algún partido político, no como fanáticos sino mas bien como opción de voto. Tienen opiniones escuetas sobre política. El hombre es un tipo promedio que le gusta los deportes, salir de vez en cuando con sus amigos a tomar unos tragos pero mayormente compartir con su familia.  Para ellos la política está ahi sin que les perturbe. Viven una vida normal y anónima. Son felices en apariencia.

Un antisistema reniega contra las religiones. Sus opiniones políticas siempre estarán en contra de lo que el sistema actual imponga. Son muy intelectuales y optan por carreras profesionales "exóticas" Saben la influencia de la iglesia en política y es un constante discernidor de lo que se dice a nivel internacional. Son fuertes de espíritu pero frágiles de sentimientos. Al no tener una profesión rentable, trabajan en otros puestos con horarios no convencionales. Andan ofuscados por el sistema econóómico actual y esbozan una sonrisa por la crisis actual. Tienen romances que forman parte de su vida pero no es su "todo". Disfrutan leer y discutir ideas. Son felices en apariencia.

Yo pertenezco al segundo grupo pero para variar quisiera cambiarme al primero. Aún hay tiempo... espero.

Posts Relacionados

Related Posts with Thumbnails