septiembre 13, 2010

Recolectando grzyby


Una de las tradiciones más arraigadas de los polacos, debe ser la recolección de grzyby (setas u hongos) en el bosque. mucha gente lo hace como diversión y muchas otras lo hacen por negocio y hoy, mis educandos, voy a explicarles de qué se trata este asunto.

En época de lluvias (bueno, digamos a finales de verano y casi inicios de otoño) los bosques polacos -que son muchos- se llenan de hongos (no de los pies) asi que es la ocasión propicia para salir un fin de semana con amigos o familia a recolectar unos cuantos para luego poder cocinarlos.

Ayer fui -otra vez- a recolectar algunos y voy a describir la experiencia como solo a mí podía pasarme, o sea, mal.

Los materiales para dicha actividad son: un cuchillo o cortaplumas (mejor cortaplumas porque sientes que estas yendo a la guerra) una bolsa, un balde o una canastita (mejor canastita porque es más tradicional y parecerás Caperucita Roja, así podrás encontrar al lobo de tus sueños).

Como todo en la naturaleza y gracias a la estúpida ley de supervivencia, no puedes llegar al bosque y recoger todos los hongos que hay a tu alrededor. En los bosques polacos también hay hongos venenosos y obviamente son la mayoría y los más vistosos. Estos son los rojos, blancos y amarillos. También estos son los más bonitos, una pena.

Los hongos que uno tiene que encontrar y recoger son los que tienen un color marrón oscuro, con la base de la copa del hongo de un color amarillento/verduzco con textura de moho (si, esas cosas se comen aquí).

Para hacer más enriquecedora la experiencia, hay que mencionar que el color de estos hongos es exactamente igual al color de las hojas muertas de los árboles, lo que dificulta un millón de veces la búsqueda, pero creo que de eso se trata el juego.

El año pasado sin ir muy lejos, fue la primera vez que me iba a un bosque a recolectar hongos, el resultado, encontré uno, UNO, era medio viejo y carcomido. Es que con la falta de vista que tengo, estas actividades para mi son faraónicas. Este año me fue mucho mejor, encontré muchos más pero no tanto como mis contrincantes (jajaja). Pude haber disfrutado mucho más de la recolección si no hubiese tenido a tanto mosquito deleitándose con mi sangre.

Luego de terminar la faena uno vuelve a casa excitado por tal cantidad de hongos recolectados y viene la hora de cocinarlos y para variar, te da yuyu comer algo que viste en el bosque y que recogiste con tus propias manos (aparte de que el sabor no es para nada agradable). En fin cosas de la vida. Yo como granjero o campesino me muero de hambre.

Dato 1: Ese Mario Bross era un jodido drogadicto.
Dato 2: Cuando encuentras un grupo de hongos juntos, crees que estas destruyendo la aldea de los pitufos.
Dato 3: La foto es de estos individuos

2 comentarios:

Pepe Fuentes dijo...

Pues fíjate que tu post cae perfecto siendo el aniversario n° 25 del fontanero come hongos favorito de todos, ya me voy imaginando que cunado comes los hongos te haces mas grande jejeje que cosas, me gustan los champiñones, pero las setas nunca las pobre, salvo unas deshidratadas que venden en el super que pasan no mas, por el problema de la vista te recomiendo te compres un chancho, algunos los entrenan para recolectar trufas (una especie de hongos) y si no lo hace bien pues te lo carneas, un saludo hasta tierra polaca camarada :)

Luistigre dijo...

Pepe: Camarada esta actividad me tiene de un huevo, no quiero convertirme en profesional jajajaja

Posts Relacionados

Related Posts with Thumbnails