enero 15, 2013

¿Y si hubiese sido por eso?


Cada vez que me preguntan por qué me fui a Polonia a vivir me imagino miles de respuestas alternativas. Es que claro, a quién se le ocurre irse a vivir a Polonia… Hoy voy a contarles la razón por la que tuve que viajar a ese país báltico.

En mayo de 2009, se acercaba la fecha de mi cumpleaños y con mi amigo el Beto decidimos irnos para festejar una de las varias previas a ese magno evento. Caminábamos por una de las calles desérticas de Calacoto cuando de pronto vimos a dos junkies, una pareja, tirada en el suelo disfrutando su vuelo primera clase auspiciado por algún químico alegre. El Beto me dice que siempre los ve en esa calle y que la mayoría del tiempo están en trance.

Nos fuimos a la fiesta, tomamos, fumamos, nos divertimos y a la hora de volver a casa teníamos que pasar por la misma calle desértica. El alcohol y y el humo nos habían dejado eufóricos, así que, cuando pasamos por el lugar en el que anteriormente estaban los junkies pero esta vez sólo vimos que el muchacho estaba tirado en el suelo. La chica había desaparecido.

De pronto veo que mi amigo, el tímido Beto, comienza a empujar al tipo con el pie para que éste reaccione. Al no ver ninguna reacción, comienza a incrementar la fuerza en el pie. Yo, con tragos encima, imito lo que él hace… No sé cuánto tiempo estuvimos así, de pronto se me aclaró la película y entendí todo, Era una noche oscura pero se podía apreciar claramente la mancha de sagre que brotaba de la cabeza del junkie. Ya no se distinguía nada de su cara hinchada y molida por las patadas que había recibido.

Fue cuando vi pasar toda mi vida por delante y pensar en el futuro inmediato. Ví los momentos felices, a la gente que quería y las cosas que nunca más iba a vivir en La Paz. Pensaba en una fuga estilo Papillón o de película de guerra hollywoodense. No sé por qué pensé en la película The Pianist de Polanski y se me vino la idea… tengo que huir a Polonia. Tengo que comenzar de cero, en un lugar en el que no muela a patadas a un junkie inconsciente.

Dejamos al junkie, no sé si vivo o muerto, al día siguiente sufrí como penitente la resaca y dos días después comenzaba mis papeles para la visa. Tres semanas más tarde, las peores de mi vida, llegaba a tierras polacas.

¿Y si hubiese sido por eso?

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Es interesante ver en retrosprectiva y llegar al momento en que nacen algunos sueños o ideas, especialmente los que realizamos. El problema de cumplir esos sueños es que después nacen nuevos sueños, y uno se empieza a volver ambicioso.

Luis Enrique Ramos dijo...

De eso se trata la vida, de soñar y que los sueños muten

Posts Relacionados

Related Posts with Thumbnails